Análisis – Shadow of the Tomb Raider: La Fragua

El primer DLC del juego, a análisis.


Ayer se publicó el primer DLC de Shadow of the Tomb Raider, disponible con el pase de temporada o mediante adquisición independiente. Tras un mes de retraso respecto a la fecha en la que tendría que haber salido, por fin tenemos el primer contenido descargable de la última aventura de Lara Croft.

Sin embargo, este primer DLC mensual ha llegado con numerosos errores en gran parte del mundo, entre los que destacan problemas a la hora de ejecutar el contenido, imposibilidad para jugar en cooperativo o errores de red en PlayStation 4, así como algún que otro bug.

La Fragua nos ofrece una aventura completamente nueva que tiene como objetivo ampliar la experiencia del juego principal, incluyendo una misión secundaria y una tumba de desafío, ambas localizadas en el asentamiento de Kuwaq Yaku. Asimismo, un traje y una variación del mismo, un arma y una otra variación y, en último lugar, una nueva habilidad para Lara denominada Granadera.

Aunque el DLC presume de poderse jugar en solitario o en cooperativo (encarnando a Lara Croft y Abby) con un amigo u otro usuario desconocido, lo cierto es que la única parte que puede jugarse acompañado es la tumba, por lo que tendremos que asegurarnos de haber completado la misión secundaria por nuestra propia cuenta antes de poder acceder a la tumba en cuestión, donde sí podremos completarla con un compañero.

La misión secundaria ofrece, aproximadamente, entre quince minutos y media hora (como máximo, dependiendo de las circunstancias; habilidad, dificultad, etc.) de juego, completándose como una cripta normal del mapeado.

La tumba, mientras tanto, y al requerir de más ingenio, puede llevar otra media hora completarla en la primera partida, pero menos de diez minutos a partir de la segunda. En cooperativo, sin tanto movimiento que hacer gracias al compañerismo, la duración puede verse reducida a entre cinco y diez minutos en la primera partida, como una tumba cualquiera.

La dificultad de la misión secundaria es prácticamente escasa, sin muchas complicaciones siempre y cuando no se juegue en Obsesión Mortal (lo cual obliga a reiniciar desde el último punto de guardado en caso de morir).

Lo mismo pasa con la tumba; su mecánica es la misma de principio a fin y, una vez le coges el truco en los primeros minutos (o en la primera vez que avanzas), lo siguiente es repetir el proceso piso por piso, asegurándonos de no caer o de coger el camino correcto que, salvo en un par de veces que podemos perdernos, no supone un reto mayor. Lo único que puede arruinarnos la partida es morir y empezar desde el principio en la dificultad más alta.

No aporta novedad alguna al sistema de juego que tiene Shadow of the Tomb Raider o sus antecesores en la trilogía del reinicio de los orígenes de Lara Croft, tan solo sirve, generalmente, para volver a entrar en contacto con el título después de haberlo terminado. Sobre todo, si ha sido hace más de dos meses. Permite jugar una hora más que acaba resultando repetitiva, mareante e, incluso, de “clic y avanzar”, porque siempre hay que seguir el mismo patrón.

Si bien es cierto que en las tumbas del juego también podía ocurrir esto, estamos hablando de un DLC que podría, al menos, ser ligeramente más extenso o no perder tanto respecto a la mayoría de tumbas de Shadow of the Tomb Raider, porque no puede decirse que sea mejor que muchas de las principales. Tan solo es una más, sin sobresaltos.

Lo más desafiante llega después, en los modos extra de puntuación y contrarreloj, donde tenemos que conseguir el mayor número de puntos recogiendo marcadores y otros objetos, así como batir los mejores tiempos en el modo contrarreloj, lo cual puede resultar más rejugable para superarnos en cada partida, pero no se disfruta tanto como una buena historia o tumba verdaderamente rompedora y llena de puzles imposibles o difíciles de descubrir. No te hace pensar, simplemente observar y deducir, algo que no es malo, pero no suficiente.

CONCLUSIÓN:

La Fragua resulta entretenido la primera vez que se disfruta del DLC, pero no es un buen inicio para los contenidos descargables mensuales y el pase de temporada, aunque esperemos que vaya a mejor conforme pasen los meses y se publiquen los siguientes añadidos.

NOTA FINAL: 54/100.

LO MEJOR:

  • Permite volver a entrar en contacto con Shadow of the Tomb Raider tras terminar el juego o lo amplía en caso de estar jugando la campaña principal sin haberla terminado.
  • Incluye dos modos de juego diferentes.

LO PEOR:

  • La duración del DLC es demasiado corta.
  • La tumba no es una de las mejores del juego, no se supera respecto a las principales.
  • Los problemas de conectividad y similares en ciertas plataformas y regiones, así como los bugs, que no deberían contemplarse después de un mes de retraso en el lanzamiento de este contenido.