RV: SHIPWRECK

PRÓLOGO

S.S. LORENS – 11:00 P.M.

Alex Cambret estaba sentado en la silla, frente al escritorio de su camarote, ojeando un libro de historia. Se pasó la mano por su cabello castaño y entrecerró los ojos para observar un pequeño detalle que se le había pasado por alto en una de las fotos.

– Hay hechos históricos que nunca llegaré a comprender –

Sarah Lattimer, se encontraba tumbada en la cama del mismo camarote, móvil en mano y con una preciosa melena rubia suelta, desperdigada por el almohadón.

– ¿No pensáis parar nunca? –

Elizabeth Grey, sentada junto a su amigo, dejó escapar un breve suspiro mientras ladeaba su cabeza para fijar su mirada en su compañera. La cola de caballo morena que llevaba, se meneó a la par que su movimiento de cuello.

– Ya estamos terminando, no te angusties. Además, es un libro muy interesante, deberías leerlo algún día –

Sarah se incorporó.

– Está bien. ¿Qué hay de Marc y Lawrence? –
– Se marcharon hace una hora, cuando dormías – respondió Alex sin apartar la vista de su trabajo.
– Serán… –
– Sí, Sarah. No te han avisado porque querían irse sin ti – comentó Elizabeth.
– Bueno, pues me quedo con vosotros – concluyó Sarah antes de volver a tumbarse.

Elizabeth volvió a mirar a su compañera.

– ¿Nos vamos a dormir ya? –
– Vale, no quiero llegar a Miami con cara de muerto – respondió Sarah, bromeando.

Grey asintió.

– Bueno, chicas. Mañana nos vemos, que es el gran día –

Ellas sonrieron antes de abandonar el camarote de su compañero.

CUBIERTA PRINCIPAL.

Marc Flitcher apoyó sus manos en el mirador del barco. El pelo color caramelo no era rival para el viento que soplaba en esa parte del buque.

– Unas vistas maravillosas, ¿eh? –

Lawrence Brimmingam, sin embargo, tenía el cabello despeinado y canoso. A sus 54 años, parecía que tenía 20 menos, debido a su energía.

– Sí, no te lo discuto – respondió el hombre.
– ¿Deberíamos volver? –

Lawrence asintió.

– Sí, ya está anocheciendo –

CAMAROTE DE ALEX CAMBRET.

El periodista sacó su cuaderno de bitácora y empezó a escribir:

Después de un mes de viaje, mañana atracaremos por fin en Miami. Es el fin de unas largas vacaciones alrededor del mundo, y ese será nuestro último destino antes de volver a Londres.

Todo ha ido bien, hemos conocido culturas muy diferentes a las nuestras, pero desgraciadamente no he podido elaborar el reportaje que quería (encontrar una ciudad perdida en un viaje de placer es realmente complicado).

Espero que pueda hacer otra cosa en compensación a ello.

 

1.

IMPACTO

02:00 P.M.

La alarma del barco alertó a Alex, que se encontraba ojeando su diario, sentado en la cama.

Antes de poder levantarse, el barco se movió de forma brusca, haciendo que el joven cayera contra una de las paredes del camarote.

– Mierda… –

Se incorporó de nuevo y abandonó su camarote, pero un río de agua le golpeó con fuerza, arrastrando su cuerpo unos cuantos metros antes de chocar contra otra pared.

Vio un ventanal al final del pasillo y se levantó lo más rápido que pudo. Empezó a correr hacia él y lo atravesó, cayendo al mar.

Nadó hacia la costa más cercana, utilizando sus últimas fuerzas.

Alex Cambret se encontraba tirado en la playa de una isla. Empezó a toser debido a todo el agua que había tragado.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s